El dominio de idiomas es cada vez más importante en nuestra vida diaria, tanto a nivel personal como profesional. Además, tiene una serie de efectos beneficiosos para nuestra salud física y mental. No obstante, el aprendizaje de una lengua no es una tarea fácil y depende de una serie factores extralingüísticos importantes. En este artículo vamos a mencionar algunos de ellos.

Consejos para estudiar idiomas

ESCOGER UN MÉTODO QUE SE ADAPTE A TI

La elección de una metodología para aprender un idioma es un paso fundamental que a menudo pasamos por alto. Existen dos vías principales:

  • Método gramatical: se basa en el aprendizaje de reglas gramaticales para su posterior aplicación.
  • Método comunicativo: tiene un enfoque orientado al uso y prioriza la expresión oral frente a la escrita.

Elegir uno u otro depende de nuestra aptitudes y necesidades. Sin embargo, esto no quiere decir que sean excluyentes, sino complementarios. En última instancia, el objetivo es que consigamos comunicarnos en una lengua. Para ello debemos conocer su armazón gramatical, pero también saber ponerlo en práctica.

PROPONERTE PEQUEÑOS OBJETIVOS DIARIOS

Este paso puede variar según nuestras necesidades, desde aprender 10 nuevas palabras al día hasta escribir un artículo. Lo importante en este caso es que sean objetivos realistas que podamos alcanzar en un día. Por tanto, es mejor que no nos propongamos metas demasiado ambiciosas, sino pequeños hitos. Esta estrategia tiene un componente psicológico, ya que tendremos una sensación de satisfacción cada vez que completemos uno, lo cual nos ayudará a afrontar con más ánimo y confianza el siguiente. Si somos perseverantes y consecuentes, convertiremos esto en un hábito y conseguiremos crear un efecto avalancha. Esto quiere decir que, gracias a la suma de pequeños logros, obtendremos grandes resultados a largo plazo. Por ejemplo, en el caso de las 10 palabras al día, aprenderíamos 3 650 palabras en un año.

BUSCAR MEDIOS DE INMERSIÓN LINGÜÍSTICA

Con esto pretendemos empaparnos del idioma que queremos aprender y hacer que forme parte de nuestra vida diaria. Escuchar música y ver películas o series son solo algunas de las formas más populares de hacerlo, ya que nos permiten pasarlo bien y hacer oído al mismo tiempo. No obstante, ese tipo de aprendizaje pasivo no es suficiente. También tenemos que poner en práctica lo aprendido. Para ello, podemos acudir a lugares de intercambio de idiomas en los que realmente podamos usar la lengua que estamos aprendiendo. Una buena forma de hacerlo es mediante la creación de tándems, es decir, parejas de personas con lenguas maternas distintas. El objetivo es que se relacionen y hablen primero en un idioma y luego en el otro para mejorar sus respectivas capacidades de expresión y comprensión. Además, estas sesiones de conversación nos permiten conocer otras culturas y reflexionar acerca de nuestra propia lengua. Esto se debe a que, a menudo, no nos planteamos cómo funciona nuestro idioma hasta que se lo tenemos que explicar a un hablante extranjero.

Esperamos que estas tres recomendaciones te ayuden en tu aprendizaje. Lo único que necesitas son constancia, tiempo y esfuerzo. Si te gustan los idiomas y quieres saber más acerca de otros temas relacionados, te invitamos a seguir nuestro blog y nuestras publicaciones en Facebook y LinkedIn.

Pin It on Pinterest